Cómics: Zatoichi / Asesino / Héroes anónimos


De Hiroshi Hirata ya hablé cuando hice un pequeño comentario sobre su obra Relatos insólitos de samuráis. Podéis leer más sobre él en aquella entrada, baste decir que era un autor bastante aclamado en Japón y que murió hace unos años, fue influencia para muchos autores posteriores y fue uno de los primeros cuya obra tuvo relativa trascendencia fuera de sus fronteras.

Siguiendo mis entradas ciclos de autor, haha, hoy le toca a él. Y es que ha dado la casualidad de que he conseguido varios tomos suyos y los he leído todos del tirón pues no sé, porque me apetecía, ; ) Más exactamente se trata de Zatoichi (EDT, 2012), Asesino (Glénat, 2012) y Héroes anónimos (Glénat, 2009).

Como suele ser habitual en él, se encarga tanto del dibujo como del argumento, el dibujo es realista sin perder su toque mangaka, donde en muchas viñetas humorísticas hay algo de caricaturización, por supuesto, todo en blanco y negro.

Empecemos con Zatoichi, como ya sabréis soy un aficionado a los chambaras, películas de samuráis, y Zatoichi es una de las sagas más conocidas y longevas dentro del género, hay unas 30 entregas de la saga original, con Shintaro Katsu como protagonista.
Hirata recupera a este actor en su interpretación de Zatoichi, el monje/masajista/samurái ciego a lo largo de un par de historias que bien podrían haber formado parte de la saga de películas en su momento.
No hay nada destacable en ellas, volvemos a ver el caracter bondadoso pero también justiciero del bueno de Ichi-san, en un entorno tan estricto como el Japón feudal, constantes malentendidos, injusticias que pretende resolver creando aun más malentendidos y problemas, un ligero toque de humor para reducir un poco los excesos típicos de los relatos de samuráis, y en fin, aceptable, se lee bastante rápido, sobre todo si te gusta este rollo, a pesar de contener más de 200 páginas.

Por otro lado tenemos Asesino, también ambientado aproximadamente en la misma época, por un lado es un cómic que me ha gustado menos, pero por su parte positiva cuenta otra historia con otro personaje distinto a Zatoichi que ya conozco demasiado bien.
En Asesino conoceremos a Izô Okada, un mercenario con pocas luces del que se aprovechan constantemente diferentes facciones durante la revolución samurái de clases en el periodo Bakumatsu durante el gobierno Tokugawa.
En la época feudal japonesa había infinidad de normas y convenciones, en medio de todo ello existían las castas, dependiendo de dónde nacías estabas limitado a ciertos rangos, y como siempre pasa en estos casos (y debe pasar), las castas bajas se rebelaron en un momento dado, porque por mucho que se esforzaran nunca alcanzarían a otras, a pesar de que esas otras no se esforzaran nada, suena duro, y a la orden del día, ¿no? Hehe

El problema del cómic es que a pesar de sus 200 páginas la trama está constantemente yendo y viniendo alrededor de lo mismo, mandan hacer algo a Izo, que duda de ello, lo acaba haciendo, comete algún error, se arrepiente, lo vuelven a engañar y en fin... es interesante de nuevo para los aficionados a este género, o por cuestiones históricas, ya que Hirata, obviamente siendo japonés, y también lo ha demostrado a lo largo de sus obras, es un estudioso de la historia, por lo que nos muestra un hecho real a través de un relato ficticio, se sabe que Izo existió, y que perteneció al movimiento que vemos en el cómic, y que fue uno de los mayores (mejores) asesinos de aquel periodo.

De hecho por casualidades de la vida, o no, fue también el actor Shintaro Katsu quien hizo de Izo en el chambara Hitokiri que precisamente cuenta la historia de los cuatro asesinos de Bakumatsu, siendo Izo uno de ellos como creo que ha quedado claro, ; )

Por último, tenemos Héroes anónimos donde de forma similar a Relatos insólitos de samuráis, tenemos una serie de historias cortas basadas en hechos reales, unas más reales que otras, no porque no lo sean, sino porque el propio Hirata lo explica en los entre-capítulos, no encontró suficientes pruebas documentadas, pero todo está basado en relatos populares, escritos, en fin, una labor de investigación muy atractiva y amena.

Como digo se trata de relatos independientes y cortos, por lo tanto algunos son más interesantes que otros, pero en general perfectamente legibles, en este caso esta obra es algo más larga que las otras dos, unas 300 páginas.
Como he mencionado brevemente, entre capítulos, Hirata se autodibuja dando alguna pincelada al relato, lo que también resulta muy refrescante e interesante.

Quizá la más interesante de las tres obras sea precisamente esta última, aunque como digo tiene sus altibajos, todas son aceptables, ninguna es realmente brillante IMHO, y eso que es una ambientación que me gusta y que me atrae, en caso contrario probablemente no habría leído ninguno de los tres...

Escritor y Dibujante: Hiroshi Hirata
Mi puntuación: 6/10

Comentarios