Cómics: Neonomicon / Dr. Occult: Un Vals de Gritos


Que Alan Moore es de mis autores preferidos de cómics no es ningún misterio, y realmente con sus más y sus menos, todo lo que había leído de él me había gustado, sin embargo, siempre tiene que haber una primera vez y esa primera vez de algo escrito por Moore que no me ha terminado de gustar ha ocurrido con Neonomicon.

Y eso que las expectativas eran buenas, pues se trata de una serie corta inspirada en los Mitos de Cthulhu, basada en una historieta del propio Moore llamada The Courtyard que lanzó en 1994.
Casi 20 años después la retoma en esta serie de cuatro números que posteriormente debería continuar con otra llamada Providence, que aún no he leído.

Y es que aunque en términos generales la historia puede ser interesante, quizá por ser demasiado corta, o por lo que sea, no termina de cuajar en mí, quizá leyendo Providence como un todo pudiera cambiar mi opinión, ya os lo diré.

El dibujo corre a cargo de Jacen Burrows, americano, bastante cercano a Moore, de hecho también dibujó The Courtyard y Providence con él, además de otras series, como Crossed o Transmetropolitan entre otras.
El dibujo está bien, cumple, estilizado, encaja bien con la simbología lovecraftiana.

La historia va y viene en diferentes registros temporales, pero en líneas generales podemos decir que comienza cuando una pareja de agentes del FBI se dirige a hablar con un asesino múltiple que está en un sanatorio, un tal Aldo Sax, ya que al parecer hay un asesino que le ha copiado el modus operandi, y piensan que hablar con él puede ayudarles.

Sin embargo, Aldo sí que parece completamente ido, solo farfulla, y no dice nada con sentido, así que el siguiente paso es seguir las pistas de anteriores investigaciones que apuntan a un tal Carcosa, un traficante con un historial de ocultismo que resulta ser bastante interesante, pues durante una persecución sencillamente desaparece.

Como podéis ver, la ciencia ficción, el terror de lo desconocido y el ocultismo son piezas clave, como no podía ser de otra forma con Moore y en una obra inspirada en los Mitos, hehe

Como digo en principio la historia apunta maneras y es adictiva en el punto de que te hace preguntar constantemente qué va a pasar, pero cuando entra en el meollo, bueno aparece un tema que vale, siempre ha sido importante en asuntos de terror, el sexo, la tortura, los abusos, pero claro, no es la parte que más me atrae del mundo del terror y el ocultismo, aunque lo acepto, al fin y al cabo todo es cuestión de gustos...

Por otro lado voy a hablar brevemente de otro cómic que he leído recientemente, Dr. Occult: Un Vals de Gritos.

El Doctor Occult (a veces traducido como Oculto) es un personaje muy interesante que hace honor a su nombre, creado hace mucho, cuando el origen de los cómics y perteneciente al universo DC, fue retomado tras estar mucho tiempo olvidado por Neil Gaiman para Los Libros de la Magia, donde creó un grupo de "superhéroes" junto por ejemplo a John Constantine, que se llamó La Brigada de las Gabardinas que posteriormente tendría su serie corta.

Posteriormente se ha unido y ha aparecido en otros grupos, como Centinelas de la Magia o New 52.

Sin embargo, el cómic que voy a comentar, Un Vals de Gritos es posterior en su línea de tiempo, y protagonizado en exclusiva por él, en parte me llamó la atención por el propio personaje, del que no conozco mucho, Los Libros de la Magia lo tengo pendiente, pues me faltan números, pero con lo que me gusta Gaiman podéis imaginar que lo leeré antes o después, ; )

Este cómic fue lanzado en 1994 por Vertigo, escrito por Dave Louapre, un veterano autor también de libros que parece actualmente bastante fuera de la escena, y dibujado por Dan Sweetman, también bastante desconocido y que lo poco que ha salido a la palestra suyo ha sido precisamente en colaboración con Louapre, como The Wasteland, o esta historia de Occult.

En fin, dos artistas desconocidos se centran en uno de los rasgos de Occult más interesantes y menos profundizados, y es que resulta que además de sus superpoderes, relativamente poco poderosos, como la hipnosis, la telequinesis o la proyección astral, Occult tiene una doble personalidad, literalmente, es dos personas a la vez, tanto mental como físicamente, y lo más interesante es que una personalidad es un hombre y otra personalidad es una mujer.
Como digo sus rasgos físicos también se modifican, lo cual crea realmente una lucha mental constante para el personaje, que precisamente usa su mente como fuente de poder.

En Un Vals de Gritos, tenemos a un antiguo enemigo de Occult, un tal Koth, un ser sobrenatural, una especie de demonio que se alimenta del caos, que vuelve intentando vengarse de Occult con una nueva estrategia, dividir las personalidades de Occult, de modo que pondrá a prueba a ambas personalidades, a ver si son capaces de sobrevivir por separado, y más aún, derrotar al propio Koth.

La historia está bastante interesante, apetece conocer mejor a Dr. Occult, sin embargo opino que es una oportunidad desaprovechada, pues en general tira mucho de tópicos y situaciones previsibles que al final no termina de explotar, no obstante como digo, merece la pena su lectura y puede incitar a conocerlo mejor, yo lo haré y os comentaré al respecto, ; )

En definitiva dos historias interesantes pero con moderación.

Escritor: Alan Moore|Dave Louapre / Dibujante: Jacen Burrows|Dan Sweetman
Mi puntuación: 5/10

Comentarios