Lecturas fallidas, hehe

Hoy voy a hablar de varios cómics que he dejado de leer por diferentes razones, llamémosles, lecturas fallidas, hehe

El primero de esos cómics, y mi primera lectura cancelada, a pesar de que parecía interesante fue Zero, de Ales Kot.
Es un cómic que puede llamar la atención, con unas portadas coloridas y llamativas a cargo principalmente de Tom Muller. Un cómic bélico con un componente fantástico a través de la existencia de ciertos soldados genéticamente manipulados que son la hostia.
Por un lado he de decir, que dejé de leer porque la historia me parecía bastante enrrevesada innecesariamente, y en parte porque la traducción al castellano a través de la cual comencé a leerlos, era bastante... deficiente.
Así que un poco por todo, y tras leer 6 números, decidí que tenía demasiados títulos en lista como para parder más tiempo con esta serie que además es considerablemente larga, casi dos años de publicaciones en un total de 18 números.
Creo que le di bastantes oportunidades leyendo nada menos que seis números, porque sí me parecía un cómic que podía dar más de sí, es adulto, y el dibujo no es malo, a cargo de Jordie Bellaire, pero no terminó de funcionar para mí, no obstante no es un rechazo absoluto.

Otro cómic que me pareció bastante inferior es la saga Luther Strode, y le llamo saga, porque esta el momento está dividido en tres partes, siendo relativamente recientes las últimas entregas, no descarto que pueda continuarse de algún modo, tampoco he leído el final y no sé si esto es posible, hehe.
La primera parte se titula El Extraño Talento de Luther Strode, seguido por La Leyenda y El Legado. Escritos por Justin Jordan y dibujados principalmente por Tradd Moore.
Yo me llegué a leer la primera parte, que consta de seis números, en él conocemos al tal Luther, un adolescente normal, que decide harto de abusos y de no comerse un colín, comprar un libro con el que ponerse en forma, y que al final le acaba cambiando la vida, ya que al parecer mágicamente lo convierte en una máquina de matar, a pesar de sus lógicas reticencias, al fin y al cabo no deja de ser un simple adolescente.
El cómic básicamente es una sucesión de situaciones ultraviolentas, sin pudor a la hora de mostrar sangre y vísceras, con un argumento bastante adolescente con un dibujo colorido y no muy canónico con el cómic, que no es que esté mal, pero sí que conforma un todo, que lo aleja de lo que, al menos yo, busco en un cómic.
Sencillo, flojo, no es gran cosa, desde luego no es para mí, así que decidí no continuarlo, solo para adolescentes y/o gente interesados en cómics de fácil lectura y ultraviolentos.

Acabando, otra serie que me decepcionó mucho, porque realmente parecía muy interesante, es Wormwood: Gentleman Corpse de Ben Templesmith, una serie corta, si no me equivoco son solo cuatro números.
Por el dibujo, bastante interesante, muy anguloso y artístico, me atrajo, además de contar la historia de un gusano que habita en un cadáver, y que es una especie de protector del mundo enfrentándose a todo tipo de amenazas dimensionales.
Bueno, sobre el papel, un buen arte, una trama que puede funcionar, parecía interesante, pero puestos en liza, es dispersa, aburrida, repetitiva, sin llegar nunca a nada, realmente muy decepcionante, porque quería que me gustase, pero no había manera, duré un par de números...

Por último otra serie de cómics, que bueno, ya de por sí, no pretenden gran cosa, y por un lado pueden ser interesantes, y por tanto tampoco las critico en exceso, es Haunt Of Horror, una línea nada menos que de Marvel, intentando reescribir clásicos de terror.
Yo he leído tres números donde se reinterpretan algunos títulos de Poe, y otros tres con obras de Lovecraft, en su mayoría, escritos por Richard Corben, pero dibujados por diversos artistas.
Bien, por un lado hay que decir que efectivamente en muchos casos reinterpretan poemas o relatos cortos, y por tanto, sobre todo si los conocemos, puede que nos choque, porque son interpretaciones personales que pueden no coincidir con las nuestras, o que no nos gusten.
No obstante van acompañadas del original transcrito, asi que bueno.
Lo peor en mi opinión es el dibujo, es horrible, sobre todo los números sobre Poe, una mezcla de dibujo tridimensional cutre hecho con algún programa en dos tardes, vamos, nada serio. Los números de Lovecraft son mucho mejores y recomendables, pero en general, no son una lectura interesante...

Comentarios