Cómics: Cages


Después de haber leído ya bastantes cositas en el mundo de los cómics adultos/alternativos (etc, etc.) ya no soy tan novato e inexperto como al principio, creo que mi opinión podría ser relativamente fundada, a pesar de no llevar mucho tiempo leyendo, sí tengo ya un currículo... por así decirlo.

A donde quiero ir es que habiendo leído novelas, habiendo visto muchas películas (incluyendo animación), habiendo jugado a muchos videojuegos... creo que el ámbito donde mejor se puede desbarrar en cuestiones experimentales es precisamente en el cómic.
Una película demasiado experimental... generalmente aburre, carne de snobs, ahí tenemos los últimos trabajos de Lynch, generalmente uno de los directores más experimentales, en general muy criticados y en lo personal (después de que alguna de sus películas están en mi top de preferidas) insoportables.
Una novela, puede jugar con los desvaríos, pero una novela, al menos una seria, es demasiado extensa y densa como para mantener el interés del lector si no hay un hilo conductor que incite a ese "esfuerzo".
Los videojuegos... bueno, desde luego la característica primordial de un videojuego es que sea jugable y entretenido, para ello suele hacer falta algún objetivo, ya sea el que nos proponga el juego o el que "nos inventemos" nosotros, pero debe haber algún tipo de desarrollo más o menos progresivo.

En los cómics, tenemos más elementos que nos pueden hacer seguir el desarrollo, ya sea, el argumento en sí, ya sea el arte gráfico, ya sean ciertos interludios... Además al no ser tan denso se lleva mejor, disfrutando del dibujo, del uso de los espacios, y un largo etcétera.

Hablo de todo esto porque ya van unos cuantos cómics que realmente llevan tu imaginación a terrenos nuevos que te dejan, hablando rápido, con el culo torcido.
Pero la experimentación no es solo cuestión de sorprenderte, de desvariar en exceso ni de hacerte sentir que has tomado psicotrópicos, hehe, a veces la experimentación es algo más trascendental, o quizá menos, en temas "filosóficos" a veces es complicado saber hacia dónde vamos realmente.

Y aquí tenemos Cages, un cómic muy extenso, más de quinientas páginas, lanzado en España como un número único, a pesar de haber sido escrito a lo largo de varios años, seis para ser exactos, por el artista multidisciplinar Dave McKean.
Seguro que os suena McKean, uno de los artistas fetiche de Neil Gaiman con quien ha colaborado extensivamente, por ejemplo siendo el portadista de toda la serie The Sandman, además de ser el ilustrador del famoso número de Batman, Arkham Asylum, vamos que es un tipo bastante reconocido en el mundo del cómic, además de ser escritor, músico, etc, etc...

Pero vayamos ahora a su obra en solitario, Cages, en alguna edición traducido como Jaulas, un cómic que destaca precisamente por el arte gráfico, donde intercala prácticamente cuadros a pincel..., y por ser una lectura bastante personal, donde cada cual puede sacarle una interpretación muy diferente, porque de hecho el cómic es realmente disperso y enigmático.

En teoría el argumento comienza rodeando la creación del mundo, con la conversación de dos personajes que ni siquiera vemos, ¿un Dios y su primera creación? No queda claro.
Para luego adentrarnos repentinamente en la historia de tres artistas, un pintor, un músico y un escritor, también bastante enigmáticos e interesantes, pero que nunca llegamos a conocer.
El protagonista es más bien el pintor, un tipo que llega nuevo al edificio donde viven los otros dos y otros personajes secundarios, al parecer escapando de algo hacia un nuevo comienzo.
El músico es un tipo realmente filosófico y extravagante, que dice cosas y crea una música que casi toca el alma, si es que existe, de los que le escuchan.
Mientras que el escritor parece haber descubierto algún tipo de cuarta pared, ¿o simplemente es un perturbado paranoico?

Como digo, desde luego el cómic brilla por el uso del arte de Dave McKean, que también hay que decirlo es muy peculiar, así que no gustará a todo el mundo.
Dave se dispersa mucho, en especial hay muchas partes que difícilmente parece que tengan algún impacto en la trama, hay algún que otro monólogo que podría ser mucho más reducido con mejor resultado que el final, y todo esto rodeado por un hilo central inexistente, sin finales, sin explicaciones, sin nada, vacío, terminas el cómic después de tantas páginas, sin nada, tal y como habías empezado.

Quizá sea que incluso ni siquiera invita a realizar preguntas, así tampoco hay respuestas, viajas al lado de estos personajes, con cara de no entender nada y de repente acaba y sigues sin haber entendido nada y con la sensación de que te han tomado un poco el pelo...

No puedo recomendar Cages, salvo para los fans de McKean o para los que estén interesados en una obra experimental y muy artística, Cages es una obra de arte, literal, aunque no por su calidad, como cómic me parece muy flojo.
Promete mucho más de lo que finalmente ofrece. Leer con pocas o ninguna expectativa, con la mente abierta a hacerte tus propias preguntas a colación de lo leído.
Escritor y Dibujante: Dave McKean
Mi puntuación: 5/10

Comentarios