Cómics: Criminal


Justamente hablaba en la anterior entrada sobre cómics, de Ed Brubaker, para mí uno de los mejores guionistas estadounidenses en activo, y que lo lleva demostrando muchos años.

Quizá no sea muy parcial con esto, ya que Ed está bastante, llamadle especializado, llamadle encasillado, en el género negro, es un genio creando personajes, los define, les da cuerpo, les da un pasado, les da credibilidad, y generalmente les da un destino aciago, al fin y al cabo no deja de ser noir, y a los que nos encanta sabemos lo que hay, inevitables malas decisiones, claroscuros en la moral de los protagonistas y un final agridulce en el mejor de los casos.

Criminal es una de sus obras más extensas, tanto en cuanto a su longitud como en longevidad, ya que en teoría es una serie que no está cerrada, después de lanzar su último número teórico en 2011, posteriormente han salido dos números especiales más en 2015 y 2016, que siguen sin haber sido traducidos oficialmente hasta la fecha. Por lo cual, y teniendo en cuenta el desarrollo "independiente" de la trama, no sería extraño que siguiera sacando números eventualmente.

Porque sí, efectivamente como he dicho, cada arco argumental es independiente del resto, a veces reutiliza personajes, a veces incluso reutiliza protagonistas, y generalmente acaba enlazando todo, como su fuera una obra coral que fuera finalmente a unirse, cual Crash o cualquier otra película similar.

En un principio esto fue algo que no me gustó, con lo que engachaban las "historias cortas" de Ed para WildC.A.T.S., Point Blank y Sleeper (ambas ya comentadas en este blog), que la trama "recomenzara" tras habernos descrito a un protagonista al final del primer arco, "Cobarde", para luego cambiar a otro... pues me dejó un poco frío, sin embargo, como he dicho, las historias suelen cruzarse, algunos protagonistas repiten posteriormente, otros vuelven a salir como "secundarios", y Ed escribe taaan bien, que al final te acabas enganchando incluso aunque la historia no lo haga en sí...

Para la ocasión, vemos de nuevo al Ed que usa mucho la voz en off en primera persona, imagino que ya seña de identidad del guionista ya maduro y con su estilo definido, aún tengo muchas cosas suyas pendientes, y que leeré sin duda, porque como digo, su forma de escribir me gusta mucho.

En Criminal vuelve a juntarse con Sean Phillips, con quien ya ejerció de pareja en Sleeper, y con quien repitiría en siguientes series como Incognito o Fatale, desde luego parecen conocerse bien, y eso ayuda a que todo encaje mucho mejor.
Sean es un tipo sobrio que no se mete en florituras, pero que sin embargo crea muy buenos ambientes noir, oscuros, tipos con el semblante endurecido, se le da bien recrear la violencia sin necesidad de situaciones raras (*cof* Predicador *cof*), como digo, encaja en las tramas, deprimidas y fatales que escribe Brubaker, pero que en cierto modo son creíbles.

Quizá siendo objetivo, no sea la evolución que esperaba tras leer sus dos anteriores obras "en solitario", quizá las historias inconexas no terminen de darme lo que me pide el cuerpo para valorar Criminal como obra maestra, pero desde luego la recomiendo, para los aficionados a las tramas detectivescas y negras, incluso para los no tan aficionados, porque es una lectura ágil, con un guionista en plena forma y un dibujante que se hace muy llevadero.

Seguiré leyendo con todo mi interés a Brubaker, esperando que termine de llegar a lo más alto, y si no lo lograse (por supuesto siempre en mi humilde, y seguramente errónea opinión), estoy seguro de que disfrutaré enormemente con sus historietas, : )

Escritor: Ed Brubaker / Dibujante: Sean Phillips
Mi puntuación: 7/10

Comentarios