Cómics: The Unwritten


Mike Carey es un excelente escritor, por lo que le he leído, es algo indudable, sabe escribir, sabe mantener el ritmo, la intrigua, jugar con los diálogos, los personajes, con los giros argumentales...
Le gusta hacer guiños y citas, usar todo tipo de referencias, a otros cómics, a otros libros, incluso a películas.
Es un estudioso de la escuela de Moore y Gaiman, ahora me doy cuenta de que la obra maestra en que convirtió la serie Lucifer no fue una casualidad, con Gaiman se entiende muy bien, y aquella serie... bueno fue otro rollo, pero con The Unwritten aclara muchas cosas, sin ir más lejos eso... que es un escritor cojonudo, haha

En The Unwritten, Carey demuestra no solo todo esto, sino también ser un monstruo en el uso de los recursos estilísticos, ya que esta saga, tiene en mi opinión dos características que la hacen destacar, incluso por encima del propio guion del que hablaré más adelante, y ambas características son artísticas.

The Unwritten es un cómic moderno, lo es tanto porque es relativamente reciente, referencias incluidas a por ejemplo Harry Potter, hehe, como por el uso artístico que hace Carey del mismo, y a colación viene el susodicho segundo punto.
Este cómic no es solo un cómic a efectos artísticos, y eso es debido a que la historia es más bien "intrahistoria", un cómic dentro de un cómic, o más bien dentro de un libro (o libros), todo gira entorno a ellos... por lo que a veces nos muestra una página enteramente escrita, como si fuera una novela, o parte, también vemos páginas como si fueran noticiarios de televisión o periódicos, a veces Carey muestra páginas como su fueran webs, redes sociales y un largo etcétera con lo que podemos fácilmente vernos representados en la actualidad, Twitter, foros, prensa amarilla...

Como he dicho, Carey es muy estilo Gaiman, intercalando historias que en principio no parecen tener relación con la trama principal como mero entretenimiento, a veces complementan a otras cosas, o explican cosas del pasado de los personajes.
Y es que de hecho, el cómic juega mucho con los flashbacks, ya que en sí, el argumento, es en cierto modo "histórico", entrecomillado porque en todo caso es una historia ficticia pero creíble, ya que Carey como ya he dicho también es un "estudioso" al que le gusta que todo encaje con la realidad, y luego porque a parte es una gran fantasía que juega y mucho con la magia, y donde algunos personajes parecen inmortales que han vivido desde tiempos inmemoriables.
Por tanto vemos muchas historias que tienen lugar muy atrás en el tiempo, ya sea porque estos personajes están allí y nos cuentan parte de su historia, ya sea que nuestro protagonista "viaja" a esos momentos.

Y es que yendo ahora al argumento, como ya he dicho, The Unwritten es un cómic que se mueve entre libros, por lo que veremos a nuestro protagonista pasearse, por ejemplo, dentro del Moby Dick de Melville... pero no adelantemos acontecimientos, ; )

Tom Taylor es el hijo de Wilson Taylor, un escritor de éxito que ha desaparecido sin dejar rastro, nadie sabe si sigue con vida o está muerto, ni siquiera su mencionado hijo. Y el caso es que Wilson Taylor escribió una saga de libros que ha dejado a la altura del betún otras sagas de fantasía "infantil" como El Señor de los Anillos o Harry Potter, entre otras, sus fans se cuentan por millones.
Así de este modo, Tom ciertamente vive de este éxito, aunque no le guste demasiado, yendo a convenciones, firmas, etc, es toda una celebridad, es más, casi una estrella, porque al llamarse igual que el protagonista de los libros de su padre, Tommy Taylor, sus fans lo consideran justamente en quien se inspira el personaje y lo adoran como si fuera un niño-mago de verdad.

Sin embargo durante una conferencia, una periodista le pregunta quién es en realidad, y muestra pruebas que parecen demostrar que en realidad es un niño adoptado/robado que utilizó un Wilson Taylor incapaz de tener hijos, para usarlo como objeto de mercadotecnia...

La vida de Tom se da la vuelta en un segundo, pero es incapaz de saber hasta qué punto...

Así avanza el cómic, un cómic con argumento enrrevesado, que promete más sobre el papel de lo que luego, en mi humilde opinión, nos ofrece. Y es que la premisa es genial, como ya he dicho, una intrahistoria, donde Tom parece volverse loco mientras ve que la realidad empieza a desdoblarse y se va convirtiendo en Tommy, el mago, en un mundo de fantasía y magia.

Pero Carey es un excelente escritor, vuelvo al principio como casi siempre, xD, y leer The Unwritten es un placer, más unas veces que otras, porque es una serie larga, duró nada menos que seis años, pero en general disfrutas de una aventura fantástica con altas dosis de intriga y bien encajada con nuestra realidad contemporánea.

Como perteneciente a la corriente de los escritores de cómics "estudiosos", xD, aprendes muchísimas cosas con él, como con Gaiman o Moore, no es que simplemente leas una historia, por mucho que te guste, es que aprendes con ellos, y eso es algo que también hay que valorar.

Quizá el cómic en su totalidad no sepa mantener el nivel de lo que nos promete al comienzo, a pesar de que como cómic de intriga, durante casi su totalidad estamos relativamente "ciegos", y andamos deseosos de ir descubriendo que es lo que está pasando en realidad para que un tipo normal, de repente se esté convirtiendo en el personaje de un libro, pero la resolución quizá no sea la más satisfactoria, por supuesto siempre hablo de mi opinión personal, pero merece la pena leerla, y hablo de un cómic de muchas páginas a sabiendas, porque tiene diálogos y situaciones geniales.

Mike Carey se confirma como un escritor de cómics de nivel, quizá un escalón, no, mejor solo medio escalón por debajo de los más grandes, y eso es mucho, eh

El dibujo también es excelente, el cómic ha sido completamente dibujado, salvo las portadas, por Peter Gross, con quien ya trabajó Carey extensivamente en Lucifer, y lo cierto es que poco más, a pesar de su buena mano no es un dibujante muy prolífico.
Aunque su dibujo es bueno en general, realista y fantástico a la vez, muy creíble sin perder ese toque adolescente, destaca en mi opinión, sobre todo en su versatilidad, lo cuál encaja muy bien en el estilo Carey, donde sabe cuándo hacer un dibujo más estilizado, gris y/o sepia, para flashbacks "viejunos", cosas más redondeadas y pastel en escenas fantásticas, etc, ayudándonos a meternos en la propia historia.

Mención aparte como he dicho a las portadas, curiosamente, aunque no demasiado de mi gusto, al fin y al cabo son solo portadas y no pasa nada, fueron encargadas a Yuko Shimizu, japonesa, sí, occidentalizada ya que creo que vive en EEUU, pero que obviamente muestra, seguramente formando parte del propio pedido, un caracter asiático a las portadas, que como digo... no lo veo, pero vamos, no es que sean malas en absoluto, curiosas como mínimo, : )

Escritor: Mike Carey / Dibujante: Peter Gross
Mi puntuación: 7/10

Comentarios