Cómics: Ronin


Desde hace muchos años, muchos años he sido fanático de los samuráis y en especial bastante seguidor del género fílmico que les rodea, generalmente llamado chambara (teóricamente es una onomatopeya que proviene del sonido que hace la espada al cortar la carne, xd).

De hecho si alguno recordáis aquella maravillosa página y comunidad llamaza Allzine, que aunque aún existe no es ni la sombra de lo que fue tras varias desapariciones, idas y venidas... el caso es que allí participé bastante en su momento, : )

Muchas de estas películas de samuráis son el equivalente al spaguetti western en occidente, películas de bajo presupuesto con sempiternos secundarios, historias de venganza, de ser el más duro, muchos clichés.

Sin embargo, por supuesto hay excepciones, muchas de mis películas preferidas pertenecen a ese género, son películas serias y magníficas, y aunque no voy a entrar más en detalles, sí que acabas aprendiendo muchos términos y muchas cosas alrededor de un mundillo que ha atraído y sigue atrayendo a mucha gente en todos los ámbitos.

Frank Miller, es un nombre que siempre se oye a pesar de no ser un experto en cómics, generalmente relacionado con Batman, y desde que salió la película, con Sin City, claro, pero en cualquier caso, una influencia para muchos otros autores y decisivo en la creación del "cómic adulto".

En 1983, nada menos, lanzó un cómic en solitario, renombrado, y que para muchos es uno de los que dio el pistoletazo a eso, el cómic adulto y alternativo, sin necesidad de tener superhéroes, contando historias intimistas, a pesar de que, como es el caso, se trate de un futuro distópico y apocalíptico como en este Ronin.

Me adentré en Ronin sin saber absolutamente nada más que su autor y su fama, y con ese nombre, que describe a un samurái que ha perdido a su señor, y que por tanto vaga sin rumbo, a veces con la intención de vengar dicha muerte, si es que debe ser vengada, esperaba mucho de él.

Una vez leído, bueno, diría que me ha decepcionado, de nuevo más por mi culpa que otra cosa, al esperar algo que no es debido a su nombre, de hecho como he dicho se trata de una aventura de acción ambientada en un futuro apocalíptico donde el mundo se ha ido a la mierda, la población es poco más que zombis caníbales y solo unas cuantas macrocorporaciones y grupos armados lo controlan todo.

La historia comienza cuando un solícito samurái pierde a su señor a manos de un demonio que ansía su katana, una katana mágica y poderosa, antes de morir se la cede a este samurái y le pide que le vengue, cosa que medio hace matando al demonio y a él a la vez, pero el demonio consigue lanzarles una maldición a ambos antes de morir que les une a dicha espada.
Tras ochocientos años alguien la encuentra y ambas almas se liberan en susodicho futuro chungo metiéndose en dos humanos de una macrocorporación que está desarrollando una poderosa IA.

Lo primero que llama la atención es el dibujo del propio Frank Miller, a mí me parece bastante feo, leyendo comentarios de otros dicen que es que Miller tiene su propio estilo "feísta", que no es criticable, hombre... Haha, no sé, todo es criticable y que sea feísta ya lo dice todo.
Pero vamos no es tampoco demasiado definitivo, siendo un cómic bastante denso a la hora de proponernos la ambientación y tal, y muy violento, realmente no molesta que el dibujo sea un poco grotesco, en toda la extensión de la palabra, al final lo aceptas como es y ya está, no desencaja en el producto final, pero dicho queda, xD

En cuanto al argumento, bueno, es ágil, no cabe duda de que Miller es un escritor decente cuanto menos, también hay que tener en cuenta la fecha del lanzamiento del cómic, y por eso tampoco lo critico en demasía, es demasiado fantástico para mi gusto, o quizá el fallo fue que esperaba algo muy diferente.

No es mal cómic, siendo de duración media, se lleva bastante bien, y como influencia, chapó, pero sin emocionarse, hehe.

Escritor y Dibujante: Frank Miller
Mi puntuación: 5/10

Comentarios