Cómics: Transmetropolitan


De todas las grandes series que tenía "en cola" para leer, Transmetropolitan fue la que más me costó continuar al principio, aún más que Predicador, porque bueno, Predicador no me terminaba de encantar pero es ágil y te conmina a saber qué está pasando, la pena es que lo descubran demasiado pronto, pero ese es otro tema.

Con Transmetropolitan ya era reticente porque la sinopsis no llamaba mi atención, un periodista gonzo* en un mundo post-cyberpunk, pfff, el periodismo me agota, y las aventuras y desventuras de un periodista... pues no era lo que buscaba, más aún, sabía que el tipo era un creador de corrientes principalmente políticas, pfffff... política... haha
Todo empezaba mal.

Pero conforme empiezas a leer Transmetropolitan te das cuenta de que Warren Ellis es un escritor brutal, cómo te mueve por dentro, y cómo un mundo ficticio que en teoría no tiene absolutamente nada que ver con la realidad es tan parecido, todo es una gran metáfora, cínica, pesimista, violenta, al fin y al cabo lo que es Spider Jerusalem, su protagonista.

Spider es un tipo desagradable, no querríamos ser su amigo, sus ayudantes le odian, y él lo sabe, a él le gusta, porque él también odia a todo el mundo, pero lo que dice es la verdad, cruda y dura, y lo dice de tal forma que remueve conciencias, básicamente a nosotros, en realidad ese mundo asqueroso que nos representa Ellis nos la trae al pairo, si no fuera por lo dicho, porque es tan parecido al real que, al menos a mí, me pone de muy mala hostia, pero es que todo lo que cuenta, y eso que empezó hace casi 20 años y terminó hace más de 10, sigue estando a la orden del día.

Otro de los grandes éxitos de esta serie es su dibujo, a cargo de Darick Robertson, de hecho, Ellis siempre ha dicho que Transmetropolitan fue una labor de los dos, uno es escritor y otro dibujante, pero las ideas, el desarrollo de la trama, fue cosa de ambos, así que es complicado poner etiquetas y quizá por eso ambas cosas confluyan al final en un resultado tan extraño y tan efectivo.

Transmetropolitan es una gran ida de olla, no es difícil ponerse a pensar qué estarían tomando estos dos tipos cuando creaban algunas de las situaciones o arcos argumentales, Transmetropolitan es simplemente una visión adulterada de la realidad, jodidamente adulterada, y por eso probablemente cada lector la puede interpretar de una forma muy distinta.

Y ahí entra también el propio Spider, para mí Spider es un personaje cojonudo, de los personajes más atractivos que jamás he leído y quizá leeré, como ya he dicho, no querría ser su amigo, pero compartimos muchas cosas, la forma de ver el mundo, salvando las distancias, que empaticé con él casi desde el principio y eso me hizo pasar páginas como un poseso.

Transmetropolitan es una patada en los huevos, depende de ti si eso te hace despertar y abrir los ojos mientras lees, o reaccionar mal y dejarla, porque me parece un cómic bastante denso e irreverente como para todos los públicos, pero bueno, al fin y al cabo, todos los cómics de los que estoy hablando aquí, son para adultos, no creo que sea cuestión de escandalizarnos ahora, pero sí, entiendo que haya gente a la que no le interese un cómic como éste, porque es muy distinto a los que he ido comentando.

Yo por mi parte os lo recomiendo, votad vosotros, ¿a la Bestia, al Sonriente, a Spider o a ninguno? Vaya pregunta jodida...

*Periodismo gonzo -> Wikipedia

Escritor: Warren Ellis / Dibujante: Darick Robertson
Mi puntuación: 7/10

Comentarios

  1. ¿Para cuando alguna recomendación de hentai? Un saludo, Sunk

    ResponderEliminar
  2. Hehe, gracias, compañero, pero lo siento, si no leo ni manga, ¿voy a leer hentai? : P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario