Cómics: Monsieur Mardi-Gras Descendres


Nuestra evolución a lo largo de la vida es lo que nos hace ser como somos hoy, es lo que dicta nuestros gustos hoy, puede que mañana cambiemos y con nosotros nuestros gustos, puede que no.
Cuando era pequeño leer no era una de mis pasiones y durante años no leí gran cosa, más que algún libro de Mundodisco por ahí suelto cuando no tenía otra cosa mejor que hacer, alguna serie que llamó mi atención como The Witcher y algún clásico, en gran parte debido a que desde siempre me ha gustado La Divina Comedia de Dante Alighieri.

Es el único libro al que vuelvo de vez en cuando, la primera vez lo leí de adolescente y lógicamente mis siguientes lecturas han sido en diferentes etapas que cambiaron mi forma de verlo.
Seguro que a vosotros os ha pasado, probablemente con otros libros.

La muerte y el infierno, sin llegar a ser una fascinación, siempre han llamado mi atención, esa oscuridad mitológica que los rodea, al final no deja de ser romanticismo.
Quizá por eso Sandman y Lucifer me encantaron, y quizá por eso siempre me atraen libros/cómics/loquesea que se enfocan en esa dirección.

Así llegué a Monsieur Mardi-Gras Descendres, sin lugar a dudas el cómic más complejo y complicado que he leído, y difícilmente creo que haya otro así, y no pretendo con ello ser más que nadie ni dármelas de inteligente, por algo os lo recomiendo en estas humildes líneas, para que también vosotros le déis una oportunidad y decidáis si os interesa o no.

Monsieur Mardi-Gras Descendres está escrito y dibujado por Éric Liberge, es una obra muy personal, es prácticamente un libro con dibujos, y es tan así porque el dibujo, maravilloso por otro lado, es la clave de que esta historia sea tan complicada, sí, vale, desde luego la forma de hablar, el lenguaje tan poético, usando gran cantidad de palabras "olvidadas" y difíciles, que a veces hay que tirar de diccionario, no ayuda.
Pero es sobre todo que todos los personajes de Monsieur Mardi-Gras Descendres son esqueletos prácticamente indiferenciables, y eso complica la tarea de forma irremisible.

Monsieur Mardi-Gras Descendres es una gran epopeya, nuestro protagonista, formalmente llamado Victor Tourterelle y renombrado una vez muerto como Mardi-Gras Descendres, llega a un lugar desconocido, una especie de desierto donde está solo y resulta que es un esqueleto que solo recuerda prácticamente su nombre, que en vida era un cartógrafo y poco más. Ah, sí, el aburrimiento que lo impregna todo, el eterno aburrimiento.
Pero de repente, llega un "cartero", que le etiqueta, le cambia el nombre y le dice que no está solo, pero ya está, todas las preguntas que Victor tiene siguen siendo incógnitas, y eso es algo que el nuevo Descendres no va a permitir.
Así que se interna en toda una aventura para descubrir dónde está, por qué y cómo salir de allí, si es que es posible.

Al contrario que otros cómics donde la resolución es lo que nos invita a seguir porque queremos desvelar junto al protagonista sus preguntas, que aunque también sea cierto, lo más maravilloso es el viaje, y como, de forma similar a Transmetropolitan, en dos universos ficticios, hay tantas cosas extrapolables.
Bueno, supongo que al fin y al cabo, sus creadores son humanos como tú y yo, que inventen un mundo de fantasía, no les evita el hecho de existir aquí, en La Tierra, y al final esos mundos son representaciones de sus puntos de vista.

Debo decir que la traducción, creo que profesional de Monsieur Mardi-Gras Descendres, es impecable, y digo "creo", porque no he logrado encontrar cómo comprarlo salvo en francés, ignoro si es que salió una partida ya agotada muy limitada.
Esta serie se divide en cuatro tomos, más un prólogo que salió realmente a posteriori, y la verdad es que me gustaría comprarlos, si sabéis algún método, no dudéis en contádmelo.
Y si no salió y es una traducción amateur, bravo por el traductor.

Vuelvo al principio, Monsieur Mardi-Gras Descendres es una lectura brillante pero difícil, por todo, porque es un universo en el que no es fácil meterse, porque todo es un caos, los diálogos, los personajes... pero un caos magnífico en el que estamos constantemente intentado descubrir un poco todo.
La única forma de diferenciarlos es porque tengan algo que lo haga, Victor lleva un molinillo de café en la cabeza y el cartero... una gorra de cartero, pero aparte de eso, básicamente el resto son iguales...

La Salamandra, la Cornisa, la Comandería... nunca llegamos a conocerlos todo lo que quisiéramos, quizá ese sea un pequeño fallo del libro, su falta de profundidad en el universo, pero que teniendo en cuenta que ya de por si es considerablemente complejo, tampoco se echa en falta.

Es curioso que prácticamente no hay nada sobre este cómic por la red que no sea en francés, ni sé cómo lo conseguí en su momento, así que espero que quede aquí al menos constancia en español de su existencia, de lo bueno que es y de mi recomendación si os cruzáis con él, ; )

Éric hace un uso muy interesante de los bocadillos, no solo también utiliza a veces algunas fuentes diferentes, sino que escribe en diagonal, superpuesto, en bandera, es algo que me gusta, la verdad, : )
El colorido del libro es casi en blanco y negro, muy oscuro en general, lo que incide aún más en ese estilo un poco difuminado, que no ayuda a identificar a los parlamentarios, hehe

EDITADO: Dios, es horrible, horrible, horribilísimo, resulta que en España sí que salió, pero lo tradujeron como Señor Mardi-Gras Deceniza, joooooder, y nos quejamos de algunas traducciones de títulos de películas, esto es penoso, haha
Y mirando capturas de la edición "oficial", parece que efectivamente lo que yo tengo es una edición tradumaquetada, y madre mía, qué maravilla, es mucho mejor que la oficial, enhorabuena al que fuera que llevó a cabo tal otra maestra, : )

Escritor y Dibujante: Éric Liberge
Mi Puntuación: 7/10

Comentarios