Cómics: From Hell


De por sí el término "novela gráfica" es un término controvertido, se suele decir que fue una forma de separar los típicos cómics de superhéroes de adolescentes y niños, con los cómics más adultos, maduros, complejos, densos... en fin.

A mí personalmente no me molesta llamarlos de una forma u otra, no considero peyorativo llamar a Watchmen o The Sandman cómics, porque para mí lo son, y lo dice alguien que no lee cómics de superhéroes más clásicos porque no me gustan y me aburren soberanamente, además de lo que ya dije cuando empecé a escribir estas reseñas, me gusta que las cosas tengan un final, y es obvio que ni Superman, ni Batman tendrán un final, hehe

Si el simple término ya es controvertido, dilucidar cuándo nació lo es aún más, hay una plétora de escritores de los que se suele decir que dieron el pistoletazo de salida a este "género", pero en mi humilde opinión, y siempre hablando de algo que está bajo sospecha, creo que los créditos si es que hay que darlos, deberían darse al que lo pusieron sobre el tapete, y creo que quizá el mayor exponente en este caso es Alan Moore, aunque sea posterior a estos tipos, y seguramente fuera influenciado por ellos.

Pero entre Watchmen y sobre todo, From Hell, creo que fue donde realmente se pudo empezar a hablar de novelas gráficas, novelas con dibujos, para no tener que entrar en descripciones a veces aburridas, a veces difíciles de describir, pues mira es una alternativa y funciona igual o mejor.

De Watchmen ya hablé en su momento, así que ahora toca From Hell, del que imagino que muchos tendréis una idea de qué va, sí, sobre el mito de Jack el Destripador, de hecho hay una película muy cutre por ahí basada ligeramente en este cómic, que como siempre, no le hace honor.

From Hell es un cómic muy denso y difícil, en especial si queremos realmente sacarle todo el jugo, y es que en la mayoría de las ediciones que podemos comprar hoy en día, aparece el cómic diseccionado (pun intended, : ) en apéndices.

Cuando reseñé The Sandman comentaba lo maniático que era Gaiman a la hora de recrear hechos para que fueran lo más creíble posibles, dentro de sus posibilidades, investigando y leyendo todo tipo de fuentes.
Que Alan Moore es una de los mayores influencias de Gaiman puede constatarse también en este hecho, y especialmente leyendo esos apéndices somos conscientes del trabajo que hay detrás de una novela, sí, novela.
En alguna ocasión he leído entrevistas a Gaiman y sus colaboradores de las que recuerdo leer descripciones de él rodeado de pilas de libros de referencias, me imagino a Alan Moore igual mientras escribía From Hell pero con mapas viejos, libros e imágenes atroces sobre Whitechapel y Jack, toda una escena.

A parte de lo increíblemente bien escrito que está, y la genial mezcla entre ficción creativa y datos reales que podemos encontrar en From Hell, es cierto que su lectura no es tan ágil como la mayoría de cómics que he ido comentando aquí. Yo mismo lo dejé relegado a un segundo plano en un par de ocasiones, en mi opinión, como digo es un cómic denso, se trata parcialmente de un documental, que describe a través de multitud de referencias la vida en Inglaterra en aquella época, la posible y creíble vida de las mujeres asesinadas, nos lleva de viaje al Londres victoriano, dándonos un paseo, describiéndonoslo...

Desde luego es otro rollo, diferente, de ahí, que me guste categorizarlo como uno de los mejores exponentes de eso que no se sabe bien si existe o no, la novela gráfica.

El otro aspecto que hace a From Hell lo que es, y que a mucha gente le echa para atrás es el dibujo de Eddie Campbell, pero para mi gusto, está en consonancia con el tono de la serie, sin colores, todo blanco y negro, con muchas líneas, a veces emborronado y caótico, pero no por ello menos humano y realista. Creo que es un dibujo que caracteriza a este libro que de por sí es morboso, sin ahondar en ello, lo cual me parece una característica positiva en definitiva.

From Hell es una novela más que un cómic, y como tal hay que acercarse a ella de forma distinta, si vamos pensando que es otro cómic ágil, adictivo y entretenido (que también lo es a su modo y a su ritmo) puede costarnos un disgusto (no pun intended ahora, xD) y que se nos atragante el dibujo peculiar que tiene.

Pero como digo a su modo es apasionante, sobre todo al ir descubriendo el proceso de creación, y el propio caso, que como en última instancia dice Moore, Jack el Destripador es principalmente un mito, y como tal es bastante fascinante.

Escritor: Alan Moore / Dibujante: Eddie Campbell
Mi puntuación: 9/10

Comentarios