Cómics: The Sandman


Como dije antes, cuando me leí Crónicas de la Luna Negra, ya tenía en mi poder parte de la serie Sandman, así que en cuanto la terminé me puse manos a la obra.

Le tenía un poco de miedo, me había gastado un pastizal en los primeros tomos de la versión recopilación con tapa dura, que la verdad es una preciosidad, está muy completa y, lógicamente ahora mismo estoy encantado de tener.
De hecho los compré de "segunda mano", pero vamos, era alguien que ni los había desprecintado, tenía en mente irlos comprando poco a poco, no tenía prisa...

Pero en el momento que le dí su oportunidad y empecé de verdad, me enamoró.
Hasta el punto de comprarme el resto del tirón y nuevos, como si no costaran, haha

Que Neil Gaiman es un escritor increíble ha quedado demostrado con el paso de los años y sus múltiples trabajos, aunque también es cierto, que la mayoría de sus seguidores tenemos claro que su obra maestra es este Sandman.
Y es que Sandman es una historia realmente fascinante, llamémosles una especie de fantasia oscura, algunos dicen que podría pertenecer al género del terror, pero sinceramente no me lo parece, sí, es oscuro, tiene situaciones y dibujos grotescos, pero son casos puntuales y siempre desde un punto de vista fantástico y preciosista, incluso.

La forma de contar todo es maravillosa, con gran cantidad de personajes, flashbacks, cuentos, fábulas, aunque lógicamente el hilo conductor es Sandman, Morfeo, el Oniromante, el Señor del Sueño, y por ende su reino y sus lacayos, por así decirlo.

Pero Sandman es un cómic que duró 7 años, durante nada menos que 75 números, por lo que es lógico que en gran cantidad de los mismos ni siquiera salga, y los "protagonistas", al menos temporales, sean otros, además, The Sandman es principalmente una fábula, un cuento, y por tanto también hay gran cantidad de historias que nada tienen que ver con la trama principal, simplemente son historias, excelentes historias que cuenta algún personaje o que simplemente sirven para amenizar la trama.

Durante una serie tan larga, lógicamente pasaron por la misma gran cantidad de dibujantes, así que podremos ver a Sueño y a todos sus secundarios, incluida su "familia", Los Eternos, dibujados de diversas maneras, aunque en general el estilo gótico y oscuro inunda la saga.
Desde Sam Kieth, probablemente el más prolífico, Mike Dringerberg, Jill Thompson hasta Michael Zulli, entre otros muchos.

Hay dos detalles que me gustaría citar antes de terminar, uno es que muchos personajes, sobre todo los principales tienen las letras de sus "bocadillos" distintas y las mantienen a lo largo de todo el cómic, como por ejemplo, por supuesto Sueño, como su familia, o incluso Lucifer, uno de los personajes más interesantes del cómic, a pesar de salir relativamente poco, hasta el punto de que fue rescatado por Mike Carey para protagonizar su propia serie...

El otro detalle es que Gaiman mezcla de forma excelente la realidad con la ficción, es un detallista obseso, lo podemos ver a lo largo de toda su bibliografía, y sobre todo a la hora de leer sus apuntes personales, entrevistas, incluso entrevistas o comentarios de los que han trabajado con él.
Prácticamente todo lo que escribe lo comprueba para que sea creíble, en Sandman hay hechos y personajes reales, como sin ir más lejos, William Shakespeare.
Cuando algún personaje aparece en el "mundo real", Neil hace todo lo posible para que sea creíble, algo que podía haber pasado, documentándose de dónde estaba X personaje, en qué momento de su vida, etc.
Aunque Gaiman no se queda ahí, como he dicho antes, en Sandman hay muchos cuentos, y para ellos no se limita a usar su imaginación, sino que se documenta perfectamente sobre lo que va a escribir, ya sea mitología germánica u oriental, ya sean hadas o duendes.

En principio Sandman comienza como una historia de aventuras, nuestro protagonista está preso, un "mago" lo ha invocado y lo mantiene preso durante años, hasta que Morfeo tiene una oportunidad de huir, y lo hace.
A partir de ahí su búsqueda será recuperar su poder y rehacer su reino.
Pero como creo que ha quedado claro a lo largo de esta entrada, Sandman es muy largo y muy variado, y la serie va metamorfoseándose a la vez que nosotros mismos con su lectura.

Impresionante, imperdible.
Ojo, no es por meter miedo, pero The Sandman es una serie muy compleja, es larga, pero es recomendable leerla de vez en cuando, volver a ella y redescubrir matices, tal vez porque nos pilla en otro momento de nuestra vida, no es que leerla requiera un sobresfuerzo, pero sí es recomendable dedicarle la atención que se merece, pues nos lo devolverá con creces.

Escritor: Neil Gaiman / Dibujante: Muchos
Mi puntuación: 10/10

Comentarios