Scott Pilgrim Contra El Mundo


Desde que salió el trailer de Kick-Ass hace ya bastantes meses, y a pesar de que era obvio que el perfil era juvenil/adolescente, me llamó bastante la atención, sangrienta, desenfadada, con su humor negro, y con un infaltable Nicolas Cage, que cada vez hace películas más raras, un acierto casi seguro.

Cuando la vi, lo cierto es que me sentí un poco decepcionado, no está del todo mal, pero la verdad es que podía haber sido bastante mejor, deja muchos cabos sueltos en pos de demasiada espectacularidad, que siendo muy previsible acaba dando un producto como mínimo irregular.

Una película posterior que también pintaba bastante bien por trailers, de un perfil similar, para un público adolescente, con acción y desenfado, es Scott Pilgrim Contra el Mundo, que sin embargo, me ha parecido muy superior y ha superado mis expectativas.

Lo cierto es que la recomiendo sin duda alguna porque está realizada de una forma excepcional, el director crea un universo realmente distinto a nada anteriormente visto, de forma sublime, cambiando el registro, añadiendo efectos especiales, además con unos actores bastante notables, en especial, Kieran Culkin, uno de los hermanos, el menor, del infame Macaulay Culkin.

La película en sí trata un tema manido y nada especialmente interesante, el amor, pero desde la perspectiva de un adolescente aficionado a los videojuegos y la música, con lo que principalmente debemos hacer un esfuerzo de comprensión de una mente así, donde la mayor parte de lo que vemos no son más que interpretaciones y alucinaciones de lo que realmente pasa.

Para que el protagonista Scott Pilgrim, interpretado por el creciente Michael Cera de Supersalidos y Juno, se enamora de una chica nueva y problemática, pero para lograr su corazón debe vencer a sus "malvados" ex, con los que lucha como si se tratara de un videojuego de peleas, con unos efectos y coreografías sobresalientes para tratarse de una película de este tipo.

Además, la música toma un papel principal, donde el protagonista forma parte de un grupo rockero con tintes sureños, que tendrá su punto álgido en una batalla musical contra unos samplers japoneses, como si se tratara del Rock Band contra el DJ Hero...

La parte cómica también tiene mucha importancia, en este apartado, Kieran Culkin es el que domina el escenario, siendo el compañero de piso del protagonista, gay y orgulloso de serlo, da consejos de amor y de vida a Scott.
Especialmente curiosa es la escena en que el protagonista orgulloso de tener nueva novia llega a su piso y aparecen carcajadas enlatadas para dar contundencia a la situación, donde se cambia de ropa con el simple cerrar y abrir la puerta de su cuarto, con el típico "wooooaaa" de los shows americanos.
Curioso también que ambos amigos duerman en la misma cama, al ser la única que tienen, como si nada, ; )

En definitiva, una película con muchos detalles freaks, como el repetido comentario retro sobre el nacimiento de Pacman, las camisetas que llevan los actores en alguna que otra ocasión, y por supuesto las escenas de acción y las escenas cómicas, ¿un vegano que come mayonesa?
La historia de fondo realmente no es lo importante, sino su desarrollo y la innovadora dirección que realmente con un argumento tan típico y poco interesante, nos mantiene entretenidos toda su duración y nos deja una inmejorable sensación al acabar de verla.

Espero que el director, Edgar Wright siga siendo así de atrevido y original en posteriores producciones, sin duda le seguiré la pista pues en su filmografía hay otras películas realmente excelentes y recomendables como Zombie Party o Arma Fatal con el excepcional Simon Pegg al frente.

-> FilmAffinity

Comentarios