Becker



Actualmente una de las series más conocidas de la televisión, es House, entre la campaña de márketing que tuvo detrás, que se trate de una serie desenfadada, y por supuesto su calidad, que no pongo en duda, ha llegado a ese escalafón donde han estado otras series también exitosas, como Friends o más recientemente, Perdidos, aunque con un rango de espectadores más cerrado.

Sin embargo, para todo aquel que haya visto Becker, parece obvio de dónde salió la idea de crear a House, está claro que son series diferentes y también está claro que House ha evolucionado, pero esa impaciencia, ese desafecto con todos y en especial con sus pacientes, ese insulto gratuito, ya lo habíamos visto en Becker, y en mi opinión con mucho más acierto.

Y lo es, precisamente porque el caracter de Becker, o de House en su defecto, es un mucho más importante en una serie de humor como Becker, que en una serie, que finalmente se trata de un drama como House, que también coge elementos más científicos y realistas de series en pleno éxito por aquel entonces como CSI, entre otras.

Becker como digo, es una comedia de situación, que por diferenciarse de otras, como Cheers que se ambienta en un bar, o Friends que es en el apartamento de un grupo de amigos, en Becker la ambientación es la consulta de este médico de cabezera, y por extensión la cafetería a la que va, aunque lógicamente con el paso de los capítulos veremos su apartamento y algunos escenarios más.

Por tanto tenemos a un médico cabroncete, sin pelos en la lengua a la hora de meterse con alguien o decirle las cosas claras, y que además está acompañado por unos extras... extraordinarios, principalmente su pareja de amigos en la cafetería. Reggie, la camarera, ingenua y soñadora, pero que sabe bien lo que quiere, y Jake, un vendedor de periódicos ciego que con sus pájaros en la cabeza, es probablemente la voz de la cordura en esta ópera.

Por otro lado, tenemos también las ayudantes del doctor, que ejercen de enfermeras y también de secretarias, por un lado Margaret, una mujer hecha y derecha que intenta que los desvaríos de Becker no pasen de un límite, y Linda, tal vez el personaje más olvidable de la serie, una especie de secretaria cachonda que no sabe sumar 2 y 2.

Lo cierto es que puestos en situación, Becker no parece nada del otro mundo, una serie sencilla, con un protagonista irreverente, pero que no tiene casi profundidad, sin embargo, con el paso de los capítulos, realmente no es una serie que se queme, como pasa con otras, a pesar de que no haya giros argumentales importantes y de que dura la nada desdeñable cifra de siete temporadas.

Algún personaje se va, alguno nuevo viene, conocemos las facetas más íntimas de nuestro médico amigo, pero realmente es una serie muy entrañable, divertida y amena, que personalmente es lo que quiero de una serie de humor.

Por último decir, que aunque Ted Danson, haya pasado a la historia casi sin pena ni gloria, y sin ser un actor precisamente talentoso hace un buen trabajo en esta serie, tal vez precisamente por ese carisma del personaje que le sabe imprimir, quizá debido a esos rumores que dicen que tampoco en la vida real es un tipo muy agradable... así que tal vez el papel le viniera como anillo al dedo...

-> Wikipedia
-> TV.com

Comentarios