Prison Break



Prison Break fue una serie que fue de más a menos de una forma bastante evidente... fue todo un éxito al principio, pero estaba claro que no iban a poder mantenerlo indefinidamente...

Como seguro que todos sabréis, Prison Break es una serie de intriga, inicialmente carcelaria y posteriormente, intriga pura y dura, con persecuciones constantes y conspiraciones incluidas. En España nos llegó de la mano de Fox, pero creo que el pelotazo en nuestro país llegó tras el lanzamiento a gran escala que hizo la cadena generalista Cuatro, a pesar de haber demostrado ser una cadena que respeta poco las series, y aunque ésta misma, incluso habiendo sido una de las que más audiencia dio a la cadena en su primera época, sufrió cambios de horario y día, se acabó emitiendo íntegra, lo que ya es todo un logro.

Afortunadamente, los creadores de la serie, aunque tentados a continuarla tras ese desplome de espectadores, supieron darle un fin más o menos acertado, tras cuatro temporadas.

Y es que la serie iba pidiéndolo tras irse diluyendo poco a poco, donde la primera temporada, ponía los personajes sobre la mesa, sin pudor a la hora de eliminar personajes de cierta relevancia, la trama giraba bastante rápido y era completamente enviciante, dentro de la cárcel, todo era bastante interesante, a pesar de que constamente los planes del "inteligente" Michael Scofield iban uno a uno desmoronándose... parece que la cosa nunca llegaba, pero las diferentes tramas secundarias y la adición de personajes concluyó con una primera temporada muy exitosa y con los fans pidiendo más y más.

La segunda temporada prometía ser aún más interesante, al escapar los personajes, pero realmente una vez fuera, la serie se quedaba en nada, y los guionistas se vieron obligados a introducir nuevos objetivos y tramas que no terminaron de cuajar, a pesar de añadir al interesante y estupendamente interpretado, personaje de Mahone, William Fichtner.

La tercera temporada volvía a las raíces de la serie, al ambientarse en una nueva penitenciaría, en Panamá, por lo que la república bananera en que estaba gobernada la cárcel, era relativamente novedosa e interesante, muchos sintieron un poco el renacer de la serie, pero estaba claro que iba a ser un poco engañoso, al repetir muchos tópicos ya vistos, y además, con las nuevas tramas, todo era un poco previsible.

La cuarta temporada y los capítulos del epílogo, dieron fin a una serie, que aunque comenzó de modo fulgurante, acabó decayendo hasta que los pocos aficionados que iban quedando casi "pedían la hora" viéndola por inercia.

Personalmente me parece una serie interesante, donde las temporadas impares cumplieron de sobra, pero las pares acaban dando un resultado general regular, la recomendaría para los aficonados a la intriga, las persecuciones y sobretodo los films carcelarios, pero tampoco la considero una obligación, que nadie se vaya a llevar a engaño ahora.

Las actuaciones no son demasiado brillantes aunque aceptables, donde tal vez destaca el personaje de T-Bag (Robert Knepper), por su doble personalidad, profundamente malvada, pero posiblemente con sus razones y incluso un poco redentora, a pesar de que, como ya ha demostrado mil veces Hollywood, el pasado siempre acaba volviendo...

-> Wikipedia

Comentarios